No hay plazo que no se cumpla PDF Imprimir E-mail

No hay plazo que no se cumpla......

 

 

            Estamos en los albores del fin de semestre, comenzando o ya en pleno con las pruebas de nivel, finales o solemnes según corresponda a colegios, centros de formación técnica o universidades. Junto a la baja de las temperaturas viene el aumento de las preocupaciones, el estrés y los esfuerzos descomunales para intentar revertir las calificaciones deficitarias, decidiendo estar varias horas y en ocasiones hasta ya entrada la noche o madrugada intentando hacer entrar las materias o conocimientos que faltan para la evaluación final.

 

            A continuación presentaremos un grupo de sugerencias a considerar, tanto en momentos como el actual, como en todo el proceso de estudio, para así reducir los niveles de estrés y angustia propios del estudio.

 

Medidas de última hora: Conjunto de acciones o elementos que se pueden implementar para intentar suplir las falencias de un período académico.

1.    Concentrar la mayoría de los esfuerzos en el estudio y ejercitación de aquellas materias o contenidos presentes en el temario que más se conocen o dominan, todo aquello en que existen resultados positivos objetivos (buenas notas, reconocimiento desde profesores).

2.    Consultar a los profesores, o en los temarios establecidos, por los contenidos más relevantes o de mayor puntuación en la evaluación que se realizará, dedicar a éstos una carga mayor de horas de estudio. En caso de coincidir con la materia que menos se conoce o maneja, optar por el contenido siguiente.

3.    Buscar apoyo en compañeros u otras personas para reforzar las materias que son de menor manejo o conocimiento.

 

Medidas generales: Procedimientos o acciones para todo momento de estudio.

1.    Establecer horarios definidos para el estudio, con bloques de máximo 45 minutos, con descansos no mayores a los 15 minutos entre cada bloque de estudio.

2.    Utilizar espacios ventilados, amplios, con temperatura confortable (alrededor de 20 grados centígrados), reducir todas las condiciones que puedan actuar como elementos distractores (desde ruidos, olores, hasta presencia de personas o aparatos electrónicos).

3.    Preocuparse de mantener suficientes horas de sueño y descanso pues ellas contribuyen a retener los conocimientos.

4.    Mantener una alimentación adecuada, considerando evitar excesos o falta de comidas en las horas previas o durante el estudio.

5.    Tener una planificación diaria para el estudio, con horario fijos y materias definidas, de preferencias las clases previas a la que se tendrá al día siguiente.

6.    Acomodar la planificación de estudio con los calendarios de evaluaciones -en general conocidos con un mes de antelación-

Condiciones específicas: Conjunto de acciones que se requieren para individualizar el estudio, haciendo de éste una experiencia más gratificante. (para éste grupo es importante tener apoyo o asesoría de un profesional que ayude en el reconocimiento, aunque siempre es posible lograrlo sólo)

1.    Reconocer el estilo de aprendizaje por el cual logramos una mejor comprensión de las materias, algunos comprenden mejor a través de lo que escuchan, otros en un formato visual, mientras un grupo lo logra con la asociación de lo estudiado con sus movimientos o sensaciones corporales.

2.    Distinguir los métodos de estudios que nos son más útiles, a saber, reflexivo, activo, pragmático o teórico (entre otras calificaciones)

3.    Finalmente diferenciar el tipo de interacción que establecemos con nosotros y los otros para estudiar, centrándonos en aquel más útil para mejorar nuestro estudio, en éstos encontramos; autónomos, dependientes, colaborativos, competitivos, participativos y no participativos. Es importante considerar que todos ellos son eficaces y dependen de las características de cada uno de nosotros.

 

Cabe recordar que el proceso de estudio, así como varias de nuestras actividades diarias requieren de paciencia, constancia y disciplina, sólo así podemos sacar lo mejor de nosotros o nuestros hijos.